7.10.05

Libros, libros, libros...

Llevo un tiempo queriendo escribir sobre los libros que he leído en los últimos meses. Por supuesto como podéis imaginar ya no estoy leyendo Waverley de Walter Scott entre otras cosas porque nunca conseguí engancharme.


A habido "otros" en todo este tiempo que SI me han enganchado. Gracias a Ana cayó en mis manos Ensayo sobre la ceguera (Ed. alfaguara) de José Saramago. Era la primera vez que leía a este premio novel de literatura (1998) y la verdad es que tiene una manera de escribir muy particular. No escribe los diálogos como la mayoría de los escritores ya que no separa los distintos personajes mediante guiones sino que deja que se mezclen las frases dentro de los párrafos de la novela.

Pese a la crudeza de los hechos narrados en la novela Saramago que el lector "visualice" los distintos rasgos de la personalidad humana tanto de los que nos podemos mostrar orgullosos como de los más despreciables. Meses después de leer la novela mientras llegaban noticias de Nueva Orleans referentes al Huracán Katrina pude comprobar cuan acertado estaba Saramago con su ensayo.


Durante los primeros días de Julio retomé la lectura de Harry Potter and the Order of the Phoenix (Ed. Bumsbury) de J.K.Rowling. Y tengo que reconocer que pese a que sigo fielmente las aventuras del joven pupilo de Hogwarts este libro se me hizo un poco pesado. Creo que es excesivamente largo y que se centra demasiado en lo mal que lo pasa Harry con los nuevos profesores Hogwarts.

Durante nuestro viaje a Kefalonia devoré en pocos días Al sur de Granada (Ed. Tusquets) de Grald Brenan. En este libro el famoso hispanista refleja las impresiones sobre el modo de vida y los habitantes de un pueblo de las Alpujarras en el cual vivió durante unos años en la primera mitad del siglo XX.

Es muy interesante ver la realidad de la época con los ojos de un británico que luchó en la primera guerra mundial y que terminada esta decidió auto educarse leyendo las obras clásicas de la literatura. Eligió España como lugar de retiro aprovechando el hecho de que ya por aquellos tiempos la vida resultaba más cara en el reino Unido.

Este libro también esta plagado de anécdotas propias del lugar y de la época que hacen que el lector se transporte fácilmente a un tiempo y un espacio que erróneamente parecen tan alejados hoy en día. Un peculariedad que me ha llamado profundamente la atención es como Brenan compara en repetidas ocasiones a los habitantes de los pueblos de la Alpujarra con los bereberes del Atlas.

En resumen tres libros que quería leer hace tiempo y que finalmente he leído. Pese a la pesadez de Harry Potter v.5.0 los tres son totalmente recomendables y me hacen que quiera leer más obras de sus respectivos autores.

Etiquetas:

2 comentarios:

Roberto Caro dijo...

"¡Qué maravilla de plasta!", je, je. Seguro que me identificas. Aprovechando la oportunidad que nos brinda la alta tecnología, quisiera comentarte algunas cosas sobre "Ensayo de la ceguera". A mí me parece una obra de arte. Sólo la idea ya supone un hecho genial, una aportación a la humanidad mucho más allá de cualquier otra supuesta contribución revolucionaria que fue creada como tal. Es todo un tratado de filosofía y sociología que profundiza tanto en lo más superficial del ser humano como en lo más escondido de la naturaleza humana. En el Ensayo, el hombre se condena y se salva por sí mismo. El estilo lietrario es una escuela de narración.
Saludos y abrazos

Jorge dijo...

¡Qué alegría leerte por aquí!
Como tu bien dices el libro esta lo suficientemente bien escrito como para permitirnos adentrarnos en las distintas realidades del hombre, desde las más superficiales a las más profundas. En él se experimenta intensamente sensaciones que hacen que su lectura se convierta en una auténtica montaña rusa dentro de la naturaleza del ser humano.

Un abrazo Roberto.